miércoles, 30 de octubre de 2013

Cuando Elvis Presley quiso ser espía

Sus familiares lo negaron durante años pero hace un tiempo el FBI desclasificó un documento donde el rey del Rock ofrecía sus servicios al gobierno de Richard Nixon. 
 
Es uno de los episodios más desconocidos de la biografía de uno de los artistas más importante de todos los tiempos. El documento en cuestión era una breve reseña que incluía una carta manuscrita firmada por el propio Elvis Presley dirigida al presidente de los Estados Unidos.

La carta a Richard Nixon

“Estimado señor presidente: me gustaría presentarme soy Elvis Presley y lo admiro. Tengo un gran respeto por su trabajo (...) La cultura de la droga, los elementos hippies, y las panteras negras no me consideran su enemigo, o un amigo del “establishment” como ellos le llaman. Yo lo llamo América y la amo (…) Señor, yo puedo y quiero desempeñar cualquier servicio con el que pueda ayudar al país. No tengo otros intereses ni otro motivo que ayudar a mi país. Podría y desearía ser más útil si fuera como agente federal sin limitaciones (…) Estaría complacido en ayudar mientras esto se mantenga en secreto. Puede ordenar a su personal o a quien sea que me llame a cualquier hora, por el día o por la noche (…)”

El Regalo de Elvis

Al final de la carta en una posdata, Elvis añade: “Yo creo señor que usted es uno de los hombres más valiosos de América y tengo un regalo personal para usted…”

Nixon recibe a Elvis en la Casa Blanca el 21 de diciembre de 1970 y el cantante regala al presidente un revolver Colt 45 de la guerra de secesión que presuntamente había pertenecido a Nathan Bedford, uno de los primeros integrantes del Klu Klux Klan.

¿Era Elvis racista?

Este obsequio causó una gran polémica sobre todo entre la comunidad musical afroamericana que sumado a su ofrecimiento como “soplón” para informar de las actividades de los “Panteras negras” provocó un rechazo no solo a su figura sino también a su música.

Nunca se supo si finalmente Elvis se convirtió en agente secreto y si era o no un racista. Lo cierto es que la citada carta prueba a las claras su animadversión a ciertos movimientos juveniles de la época y a las drogas, pese a que la causa de su muerte fue un paro cardiaco provocado por una ingesta continuada e incontrolada de pastillas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario