domingo, 15 de abril de 2012

Cómo invertir en bolsa: guía básica

Antes de poner un céntimo en el mercado, sin embargo, es imprescindible que tenga una sólida idea de cuáles son su metas al invertir, cómo pretende alcanzar esas metas, y qué tipo de inversiones considera aceptables para ello. Este es el primer paso de lo que se conoce como plan de inversión.

Recuerde.- Un plan de inversión consiste en determinar las metas que espera alcanzar con las inversiones y decidir los métodos e instrumentos que le facilitarán alcanzar sus metas.

He aquí algunas metas típicas que la gente se plantea:
  • Compras a gran escala (un barco o una casa de vacaciones). 
  • Seguridad financiera (unos buenos ahorros). 
  • Una buena educación (para ella misma o para sus hijos). 
  • Preparación para la jubilación (una renta complementaria a la pensión).
Su primer paso será entonces determinar su meta. Debe ser una meta concreta, pues si no, ¿cómo sabrá que la ha alcanzado? Pregunte a cien personas si quieren ser ricos, y es obvio que los cien le dirán que sí. También es cierto que pocos o ninguno de ellos lo es. Esto es porque, como regla general, la gente tiende a pensar en el dinero en términos imprecisos como rico, pobre, caro y barato. Pregunte a esas mismas personas qué significan para ellos esos términos, y muchos se quedarán mudos o le darán una vaga definición: "ser rico es tener mucho dinero". Pero, ¿qué es mucho dinero? Será difícil determinar cuándo será "rico" si no tiene un concepto claro de qué es ser rico.

Cómo cuantificar el riesgo


Es mejor por tanto tener una meta concreta y cuantificable al lanzarse a invertir, que regirse por directrices indefinidas o, aún peor, lanzarse a la aventura.

Pongamos un ejemplo. 

Una persona durante su primer año de inversor se propone la meta de ganar 10.000 euros en un año entre ahorros, inversiones, trabajos profesionales, etc. No alcanza su meta, pero estuvo cerca. Al segundo mes del segundo año, finalmente, alcanza esa meta de los 10.000 euros. Pero sólo teniendo esa meta cuantificable, supo durante el trayecto a los 10.000 euros qué estaba haciendo, cuándo debía trabajar un poco más, cuándo podía correr un poco más de riesgo en sus inversiones, y cuando podía tomarse un pequeño descanso. Además, esa meta mensurable de los 10.000 euros afectó a su vida diaria en la que supo cuando necesitaba recortar gastos, permitirse unas vacaciones y que parte de su paga extraordinaria podía gastar en lugar de cuánto necesitaba ahorrar.

Tener ese objetivo de 10.000 euros es lo que le llevó, aunque un poco tarde, a su meta. Es muy difícil, si no es imposible, alcanzar una meta sin tenerla.

Cómo establecer unas metas

Esa meta de los 10.000 euros es sólo un hito en el camino hacia una meta mayor: poseer una casa en Madrid. Al determinar sus metas, a menudo la meta final es muy grande. Está bien, pero si su única meta es una que le va a requerir mucho tiempo alcanzar, puede desanimarse y abandonar antes de alcanzarla. Establecer metas parciales a lo largo de su camino le ayudará a medir su progreso. Además, somos humanos, y a menudo necesitamos una palmadita en la espalda en reconocimiento a nuestro duro trabajo, y esas metas parciales le proveerán frecuentes palmaditas, lo cual es mejor que tener que esperar varios años para recibir una palmada en la espalda.

Consejo.- Determine en qué momentos y con qué métodos examinará su progreso hacia su meta. Esto implica a menudo dividir su meta final en varias pequeñas, más fácilmente alcanzables.

Las metas individuales obviamente varían notablemente entre las personas. No obstante, deberían tener todas un par de cosas en común como estas que le explicamos a continuación:
  • Realistas: intente comprar una casa en Madrid, no Madrid entero.
  • Cuantificables: elija una cantidad concreta; no diga que quiere ser rico.
  • Parta de una meta mayor: ahorre para la entrada de su barco como parte de su meta mayor de poseer un barco.
  • Flexibles: fácilmente adaptables ante cambios en sus circunstancias.
Cómo hacer las metas flexibles

Esta última característica es engañosa. ¿Recuerda al inversor que no consiguió los 10.000 euros el primer año? ¿Flexible¿ significa que estuvo a punto de conseguirlo y continuó intentando alcanzar esa meta. Finalmente la alcanzó; simplemente necesitó dos meses más. Sin embargo, no bajó los brazos considerando su meta inalcanzable y gastando todo su dinero en un viaje a Eurodisney. En lugar de renunciar a su meta, necesitaría variarla levemente. "De acuerdo, he conseguido 10.000 euros en 14 meses en lugar de hacerlo en 12".

Recuerde.- Asegúrese de que sus metas son alcanzables siendo capaz de adaptarse a las circunstancias externas. A menudo, mucha gente apunta un poco alto cuando determina inicialmente sus metas. Esto no es malo, pero puede ser descorazonador aspirar a una meta que no va a ser capaz de alcanzar. La flexibilidad le asegura poder bajar a veces el listón por esa razón o por circunstancias atenuantes que no han sido capaces de predecir al marcar sus metas, por ejemplo, la pérdida de trabajo.

La flexibilidad permite centrarnos en nuestras metas; no es la excusa para fallar en el intento de alcanzarlas. Por otro lado, lo contrario también es cierto. Si hubiera alcanzado mi meta de los 10.000 euros en 10 meses, mi meta debería haber cambiado a 12.000 para todo el año. No se duerma en los laureles, salvo que haya tomado la decisión consciente de hacerlo.

Cómo elegir los medios


Definir su objetivo cuando negocia en Bolsa es una forma de preguntarse qué quiere hacer con sus inversiones. Digamos que quiere ser capaz con ellas de comprar un barco. Pero exactamente, ¿cómo espera que sus inversiones le permitan comprar ese barco?, ¿pidiendo un crédito, al contado, a plazos? Necesita determinar cómo le van a permitir sus inversiones alcanzar su meta.

Recuerde.- Elegir su objetivo cuando negocia en Bolsa es el proceso de decidir qué quiere conseguir con sus inversiones, y este objetivo resulta entonces una ayuda en la selección de las acciones apropiadas.

La gente que decide que quiere que sus acciones supongan un suplemento para su renta regular, espera que sus inversiones se comporten de forma muy diferente a las de la gente que está ahorrando para su jubilación. Necesitará decidir por usted mismo cómo cada acción contribuirá a su objetivo personal. Diferentes tipos de acciones y las definiciones de cómo operan son las siguientes:
  • Acciones que pagan altos dividendos
  • Acciones de crecimiento
  • Acciones especulativas
Acciones que pagan altos dividendos

Los inversores con el objetivo de obtener una alta rentabilidad por dividendos de las acciones esperan que sus inversiones les proporcionen rentas suplementarias a las suyas. A menudo, éste es el objetivo de alguien que recibe un dinero inesperado. En lugar de gastar la totalidad de ese dinero, esas personas o instituciones deciden invertirlo y sacar regularmente los rendimientos, sin tocar el principal.

Consejo.- Si busca una renta adicional, estas acciones proporcionan un pago de dividendos altos o regulares, más que una ganancia de capital sustanciosa.

Acciones de crecimiento

El crecimiento es casi con seguridad la estrategia de inversión más popular. Tanto es así, de hecho, que ese crecimiento se subdivide en dos categorías: conservador y agresivo. El crecimiento es un término general que indica que el objetivo de las acciones es incrementar su valor. Esos incrementos, o ganancias de capital, normalmente implican que el inversor ha comprado las acciones como una inversión a largo plazo. El valor futuro de las acciones es más importante que su potencial actual. Este tipo de inversiones es, por tanto, la base de los planes de jubilación y similares. Con las acciones de crecimiento se aspira a ganar dinero a lo largo de un periodo largo de tiempo al reinvertirse algunos o todos los beneficios en la empresa para hacerla más valiosa, y de ese modo incrementar el valor de las acciones. Los dividendos no son el objetivo principal.

En el caso de crecimiento conservador, se presta una atención especial a preservar el capital. En otras palabras, a asegurarse de que las inversiones no van a perder la cantidad inicialmente invertida. El crecimiento conservador fomenta empresas cuyo valor crecerá con el tiempo aunque gozarán de una gran estabilidad.

El crecimiento agresivo parece obvio, salvo por los riesgos de los que no hemos hablado. Obviamente, los inversores con orientación al crecimiento quieren que el valor de sus acciones crezca, y cuanto más, mejor. Existe una regla general que cuanto mayor es la ganancia mayor es el riesgo. Discutiremos el tema del riesgo con más detalles más adelante en una misma lección, pero piense en ello en términos de saltos de esquí. Cuanto más alto consiga saltar, más lejos llegará. Pero también cuanto más alto salte, más posibilidades de caerse tendrá (de encontrarse con un contratiempo). Las acciones de crecimiento agresivo funcionan conforme al mismo principio, y producen los más rápidos crecimientos, a expensas de la seguridad del capital invertido. Puede ganar más, pero corre un gran riesgo de perderlo todo.

Recuerde.- Las acciones de crecimiento conservador buscan aumentar las ganancias de capital de las acciones, pero no a expensas de perder capital. Las de crecimiento agresivo se centran en aumentar las ganancias de capital de las acciones y están dispuestas a arriesgar el principal para alcanzar ese crecimiento.

Acciones especulativas

No es por casualidad que Las Vegas sea uno de los principales destinos turísticos de los Estados Unidos. A la gente le gusta apostar. Las acciones especulativas proporcionan a los inversores que aguanten las emociones fuertes la oportunidad de apostar en el mercado de inversiones. Hay dos diferentes escuelas de pensamiento acerca de lo que constituye una acción especulativa, pero sus diferencias son mínimas.

Recuerde.- Siempre las acciones especulativas tienen escaso o ningún valor real, salvo su hipotético potencial; es decir, son saltos largos.

La primera escuela define a las acciones especulativas como aquellas que el inversor compra para obtener ganancias a corto plazo. Como estrategia de inversión, esto no es muy recomendable, en especial para los inversores novatos. Honestamente, la capacidad para elegir acciones que crezcan significativamente en un corto periodo de tiempo es una habilidad que la mayoría de los inversores novatos no ha adquirido. Sin embargo, incluso inversores experimentados a menudo fracasan con ese tipo de inversiones. La realidad es muy diferente de esas historias que salen en los periódicos en las que niños prodigio ganan millones de dólares al día realizando transacciones por computadora. Si decide que esta estrategia de inversión le interesa, asegúrese seriamente de conocer lo que está haciendo. Recuerde siempre que cuando alguien está ganando dinero, éste tiene que salir de alguna parte. A menudo, proviene de la persona que está al otro lado de la mesa, que acaba de perderlo.

La segunda escuela define las acciones especulativas como aquellas que no tienen apenas valor real, pero tienen el potencial de obtener grandes ganancias.

Consejo.- Este tipo de inversiones son "grandes saltos", no los tipos de inversiones bien analizadas y pensadas que son nuestro objetivo.

Establecer un nivel aceptable de riesgo

La estrategia de inversión que elija dependerá en gran medida de su aversión al riesgo. El riesgo es la probabilidad de que pierda la cantidad inicial que invirtió. Fíjese en que decimos la "cantidad inicial". Como regla general, si pierde todos los beneficios y se sale con la cantidad originalmente invertida, usted habrá estropeado incluso sus propósitos de inversión. Si ese escenario fuera una inversión muy mala bajo cualquier criterio, es mejor que perderlo todo, incluido el principal.

Consejo.- Es importante determinar el nivel de riesgo que desea aceptar. Decida qué riesgos puede correr su inversión, evalúe esos riesgos y decida si está preparado para aceptarlos.

Piense en el concepto de riesgo y beneficio como en una carrera en la que las acciones son los corredores y la pista tiene muchos baches. Todas las acciones intentan recorrer su camino hacia la meta, pero tienen más posibilidades de caerse debido a los baches. La más viejas y pesadas no son tan rápidas, pero cuando vienen baches los sortean con mayor facilidad.

El riesgo y el beneficio están directamente relacionados. Cuanto menos riesgo corra, menores serán sus posibilidades de obtener rentabilidad.

A la izquierda está el tipo de rentabilidad que es completamente segura, como poner el dinero bajo el colchón en lugar de invertirlo. Fíjese que esa rentabilidad está al principio del indicador de riesgo, a la izquierda del gráfico, lo que significa que no hay riesgo. Colocar su dinero de esta manera le asegura que nunca lo perderá, al menos no en la Bolsa. Dese cuenta también que la línea parte del origen de coordenadas, y está al principio del indicador de rentabilidad. Esto significa que no hay rentabilidad para su dinero si no se asume ningún riesgo. Después de todo, las empresas de colchones no pagan intereses por el dinero que esconde dentro de sus productos. Probablemente haría mejor comprando acciones de la empresa de colchones.

La dificultad estriba en que las inversiones en activos financieros realmente no funcionan de esta manera, con una correlación directa. Existen inversiones que prácticamente no tienen ningún riesgo pero que proporcionan algunos intereses como los Bonos, Letras, Obligaciones, etc del Tesoro. El riesgo de perder su dinero es prácticamente nulo pues si están respaldados por el Gobierno, el cual normalmente no va a quebrar nunca.

Además, por otro lado también abundan ejemplos de esas inversiones altamente arriesgadas que nunca pagaron nada, ni tuvieron ninguna oportunidad desde el principio, como la cerveza en polvo instantánea a la que sólo había que añadir agua, etc.

El conocimiento reduce el riesgo

La regla que opone el riesgo frente a la rentabilidad ya no es cierta. El valor de una empresa grande y sólida puede dispararse y dar una gran rentabilidad, mientras que una empresa de riesgo puede quebrar (incluso a menudo), perdiendo sus inversores todas sus fortunas. Afortunadamente, esto tampoco ocurre siempre. No se puede determinar el riesgo con una fórmula, pero sí saber qué es lo que está haciendo con su dinero. Por ejemplo, por mucho que me guste la cerveza, la cerveza en polvo no me convence y creo que no puede tener ningún éxito, por lo que nunca invertiría en ello.

Consejo.- Generalmente se acepta que cuando dos empresas se fusionan, el precio de las acciones de la mayor caerá en un principio, mientras que el de la menor subirá. El precio de las acciones de la nueva compañía formada se espera que crezca finalmente, lo que las hace especialmente atractivas para los inversores.

Poder determinar la cantidad de riesgo y rentabilidad de cualquier inversión corresponde únicamente al inversor y está directamente relacionado con la cantidad de tiempo que dedique al análisis antes de decidirse a invertir. Por tanto, asegúrese de que conoce todos los riesgos de cualquier inversión que esté considerando acometer. Además del riesgo básico de quiebra de la empresa, existen otros muchos riesgos que también deber ser tenidos en cuenta. Los riesgos más habituales que se han de considerar son:
  • Riesgo de inflación
  • Riesgo político
  • Riesgo de mercado
Riesgo de inflación

Todo el mundo sabe que es la inflación. Sin embargo, mucha gente desconoce cómo puede actuar negativamente sobre sus inversiones. Supongamos que tiene 100 euros y que quiere comprarse una radio. La radio que puede comprar con 100 euros es muy bonita, pero se ha fijado en otra que cuesta 150 euros. Decide invertir capital, en cuyo momento podrá comprarse la radio (dejemos aparte las comisiones del broker en este ejemplo). Diremos entonces que sus acciones necesitaron, por ejemplo, seis meses para revalorizarse en un 50 más de los que inicialmente tenía, pero con eso no puede comprar ninguna radio actualmente. Este es el riesgo de la inflación.

Precaución.- El riesgo de la inflación significa que puede que su inversión no conserve su capacidad adquisitiva inicial, si no crece como mínimo al mismo ritmo que la tasa de inflación.

Riesgo de mercado

El riesgo de mercado se divide en dos partes. La primera se refiere a la interdependencia de todas las acciones. Aunque es verdad que el valor de cada acción es independiente, la realidad es que todas las acciones tienen algo en común: están todas juntas en el mercado. Así, es imposible desagregar el efecto que el movimiento global del mercado tiene sobre las acciones individuales.

Recuerde.- El riesgo del mercado es el peligro de que el comportamiento de sus acciones se vea afectado por las condiciones del mercado en el que se negocian.

Este efecto significa que cuando el mercado entero sube, sus acciones probablemente también lo harán; y cuando la tendencia general sea bajista probablemente sus acciones también caerán. Esta no es una regla que se ha de cumplir en todos los casos, pues algunos inversores pueden estar ganando grandes sumas mientras otros pierden hasta la camisa, pues en realidad el movimiento del mercado no es más que un sumatorio del movimiento de las acciones que lo componen. Por ello, encontrar una acción que se comporte de manera diferente al resto del mercado es algo difícil pero no imposible.

El riesgo reside en que cuando sus acciones pueden ir bien, al ser de una buena empresa y que está preparada para crecer, la tendencia del mercado podría ser bajista, y suficientemente fuerte para arrastrar también a sus acciones. Piense en los botes de salvamento flotando alrededor del Titanic, hasta que el hundimiento del Titanic se los llevó al fondo con él.

La segunda parte del riesgo de mercado se refiere al momento de intentar vender sus acciones. Cuando el mercado se desploma, no hay mucha gente dispuesta a entrar en él. Como resultado, puede tener muchas dificultades para vender sus acciones. Esto se conoce como un mercado poco líquido.

Consejo.- Un mercado con poca liquidez, en el que pocas personas compran o venden acciones, aparece normalmente cuando los precios de las acciones se disparan o se desploman. Si los precios se desploman puede ser un buen momento para comprar más acciones.

Esperar a vender sus acciones bajo esas condiciones normalmente implica tener que pagar grandes costes de transacción, reducir el precio que aceptaría por las acciones o cualquier otra cosa que pueda hacer sus acciones más atractivas a los compradores potenciales. Esto, por supuesto, implica una pérdida de dinero para usted.

Resumen

Ahí van las ideas principales que deben quedarle claras a la hora de elegir sus acciones.
  • Fijar sus objetivos de inversión incluye establecer qué quiere lograr con sus acciones, y qué acciones le permitirán alcanzar mejor esa meta.
  • Asegúrese de que elige metas realistas y cuantificables, que formen parte de una meta mayor, y que sean modificables si es necesario.
  • Ejemplos de los diferentes tipos de acciones son: acciones que se centran en el pago de beneficios a través del pago de dividendos regulares, acciones de crecimiento en cuyas empresas se reinvierte parte o la totalidad de sus beneficios para proporcionar ganancias de capital mayores, y acciones especulativas que tienen un valor real mínimo pero ofrecen la posibilidad de obtener altos rendimientos con alto riesgo.
  • Riesgo y rentabilidad son los conceptos según los cuales el potencial de alzas y bajas en los beneficios está directamente relacionado con el potencial de perder dinero. Debe determinar dónde quiere realizar sus inversiones dentro del amplio abanico del que dispone. 
  • Los diferentes tipos de riesgo que debería considerar son: riesgo inflacionista, riesgo político y riesgo de mercado.

1 comentario:

  1. opciones binarias
    Buena nota, interesante saber que tipos de inversiones son las mas convenientes a la hora de elegir entre el sin fin de opciones que hay hoy en dia en la web, para lograr entender cual es la mejor eleccion segun las posibilidades de cada uno

    ResponderEliminar