domingo, 21 de agosto de 2011

Invertir en Brasil: la octava economía del mundo

Es el país más extenso de América Latina. Su población superó los 190 millones en el 2010 y acaba de afianzarse como la octava potencia económica del mundo. 

 

La economía brasileña, se caracteriza por un crecimiento similar al chino. El año pasado desbancó a España y se situó como la octava potencia económica del mundo. La clave del ‘milagro brasileño’ no son sólo las exportaciones, sino también la fuerte demanda interna de bienes de consumo, un factor importante a la hora de invertir en un país. Sus recursos naturales, su estabilidad política y su esfuerzo por garantizar la seguridad, asignatura pendiente de otros países emergentes americanos como México o Colombia, hacen de esta extensa nación un lugar ideal para invertir.

 

'Petrobras' (líder del mercado energético brasileño y la octava empresa del mundo en lo que respecta a su valor de mercado, según la consultora Ernst & Young), así como Vale Do Rio Doce', uno de los mayores productores mundiales de mineral de hierro, oro y plata, son dos claros exponentes de la capacidad económica de Brasil.
 
¿Por qué Brasil es un lugar idóneo para invertir?

Brasil es la primera potencia económica de América del Sur. Sus recursos y materias primas son innumerables; es el mayor productor mundial de café, naranjas, cacao, azúcar y el segundo mayor productor de hierro y soja. Su situación financiera ha mejorado considerablemente en la última década gracias a un brusco aumento de las exportaciones y un superávit en su balanza comercial.

Brasil, octava potencia económica mundial

El índice Bovespa ha cuadruplicado su valor en estos últimos años lo que se refleja en la fortaleza de su moneda y en la importancia de su tejido empresarial. Es por ello, que la economía brasileña está cada vez más cerca de alcanzar a las tradicionales potencias económicas como Alemania o Estados Unidos.

Comprar una casa en Brasil: una inversión de futuro

Desde hace varios años, Brasil se ha dado cuenta que la inversión extranjera es fundamental para la entrada de dinero. Sólo la certificación ACB emitida por el Gobierno permite a cualquier persona, brasileña o extranjera, comprar fácilmente cualquier tipo de propiedad. No es necesario, por tanto, un certificado de residencia ni la apertura de una cuenta bancaria en una entidad financiera brasileña.

Comprar una propiedad en Brasil

Una ley histórica prohibió a los bancos brasileños quedarse con los bienes de los propietarios que no pudieran pagar su hipoteca. Debido a esta ley, las entidades financieras no concedían préstamos con facilidad hasta que, hace unos años, la legislación fue modificada y los préstamos hipotecarios comenzaron a crecer.

En la actualidad, el valor total de los créditos sólo representa el 2% del PIB pero gracias a las reformas fiscales y a la estabilidad económica, se han reducido de manera significativa los tipos de interés así como la inflación, lo que ha contribuido a que Brasil se esté convirtiendo en un imán para las inversiones inmobiliarias.

Invertir en Brasil: La construcción

En comparación con los de otras naciones, los costes de la construcción en Brasil se mantienen en niveles muy bajos por lo que los inversores en bienes raíces tienen una excelente oportunidad de adquirir propiedades de ensueño a precios muy bajos, especialmente si se considera el probable aumento de los precios del mercado inmobiliario dentro de unos años.

Por todas estas razones, no hace falta ser un experto financiero para darse cuenta que adquirir una propiedad en estos momentos, es una buena y asequible inversión, además de una excelente apuesta de futuro.

La construcción y el sector inmobiliario en Brasil

Brasil tiene una población de, aproximadamente, 190 millones de habitantes. La clase media ya ha alcanzado los 92 millones de personas y se espera que crezca hasta un 65% para el año 2015. El país posee, además, más de un millón de multimillonarios que adoran las residencias de lujo frente al mar y miles de kilómetros de costa con lugares paradisíacos poco conocidos pero con un enorme potencial turístico y económico como el estado de Espíritu Santo con 400 Km. de playas o Pernambuco con lugares de ensueño como Tamandaré.

Inversiones en Brasil: el sector turístico

Entre la primera década del siglo XXI, Brasil ha visto un aumento significativo del turismo extranjero como resultado directo de la puesta en marcha del Plan Nacional de Turismo, que contempla potenciar zonas poco conocidas del país como la región del nordeste (Fortaleza, Maceió, Natal) con unos precios muy por debajo de otras zonas del sur de Brasil, en la cual se van a invertir, en los próximos años, miles de millones en hoteles de lujo, apartamentos, urbanizaciones y campos de golf.

Sin lugar a dudas, este país ofrece multitud de oportunidades para crear una empresa o realizar multitud de inversiones. Las múltiples posibilidades que ofrece Brasil, en estos momentos, han provocado que inversores de todo el mundo escudriñen este extenso país en busca de rentabilizar al máximo su dinero. En los próximos años, sin duda alguna, Brasil dará mucho de qué hablar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario