lunes, 4 de julio de 2016

Cuando Mandela era un agente del Mossad

Hace unos años, el periódico israelita Haaretz publicó la sorprendente carta de un oficial del Mossad al ministro de asuntos exteriores israelí. En ella se afirmaba que, durante 1962, Nelson Mandela fue entrenado militarmente por el Mossad.

Nelson Mandela es, sin duda, el "padre" de Sudáfrica. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz y lideró desde los años 50 la guerra contra el apartheid. Su lucha no ha pasado desapercibida para el mundo y se le ha llegado a comparar con Martin Luther King; sin embargo, poco se sabía de sus relaciones con el recién creado servicio secreto de Israel. 

Un espía en el Congreso Nacional Africano 

En enero de 1962, tras huir de forma clandestina del país sudafricano, Mandela realizó una gira visitando varios países africanos como Etiopía, Argelia, Egipto y Ghana. Su objetivo era captar apoyos y financiación para el brazo armado del Congreso Nacional Africano. Fue en esos momentos cuando - según Haaretz - los servicios secretos de Israel contactaron con Mandela con el objetivo de convertirle en un espía de Israel en África del Sur aprovechando sus simpatías por la causa sionista.


Un sionista socialista apodado Pimpinela negra 

Mandela - cuyo nombre en clave era "Pimpinela Negra" - siempre mostró un gran interés por Israel y por el Haganá, movimiento armado judío, y embrión del futuro ejército de Israel. Así se asegura en la citada carta enviada por los servicios secretos al Ministerio de Asuntos Exteriores israelí  el 11 de octubre de 1962. Además, se reconoce que Mandela fue entrenado en tácticas militares, lucha cuerpo a cuerpo y en el uso de varios tipos de armas. 

Asimismo, en la misiva se describía el perfil político de Mandela: "En las conversaciones que tuvimos, manifestó opiniones de carácter socialista con una cierta influencia comunista. Los agentes etíopes intentaran acrecentar su tendencia sionista". 

Por su parte, la Fundación Nelson Mandela desmintió de forma tajante esta información en un comunicado emitido al poco tiempo de salir la noticia a la luz. La Fundación aseguraba que nunca había aparecido ninguna prueba o cualquier indicio en su  personal que lo relacione con los servicios secretos israelitas

No hay comentarios:

Publicar un comentario