jueves, 19 de septiembre de 2013

Las Cuevas de Zugarramurdi: la catedral del diablo

Las cuevas de Zugarramurdi se encuentran en las afueras de la villa homónima, cerca de la frontera na­varro-francesa, en el valle de Baztán. Es conocida con el nombre de la Catedral del diablo.
 
Su leyenda tene­brosa arranca de los sucesos que allí tuvieron lugar en el siglo XVII, cuando se produ­jeron los más asombrosos he­chos de la historia de la brujería. El sobrenombre de "Catedral del Dia­blo» le viene dado por ser escenario de aquellos ances­trales rituales paganos de culto a la Naturaleza.
 
La Santa Inquisición

La irrupción de la Santa Inquisi­ción en estos para­jes afectó a la ma­yoría de los vecinos del valle de Baztán y de los valles cercanos, ya que inespe­radamente fueron acusados de prácticas heréticas. Con la aparición, en 1610, del inquisidor don Juan del Valle Alvarado, se inició una serie de pesquisas, de las que resultaron inculpadas del deli­to de brujería 300 personas adultas, sin contar niños y viejos. Los acusados fue­ron sádicamente interrogados hasta ob­tener información acerca de los más se­cretos detalles del aquelarre que allí se llevaba a cabo periódicamente.

martes, 17 de septiembre de 2013

Origen y manipulación de la llamada 'Leyenda Negra' española

A los españoles se les han pintado como crueles, atrasados y fanáticos, y ellos mismo se lo han creído. Hoy los historiadores revisan aquella imagen exagerada y a veces falsa de España, v descubren los intereses de sus autores.

¿Pero, por qué tanta saña cón­ica los españoles? ¿A qué respon­día esa sucesión de características negativas? La respuesta hay que buscarla en la posición de poder que adquirió nuestro país tras el descubrimiento de América y el posterior desarrollo del imperio en la época de Carlos I y de su hi­jo Felipe II. A partir de entonces, los españoles fueron retratados en el exterior como individuos atrasados, fanáticos, crueles y poco agraciados; en palabras del Papa Julio II "unos herejes cismáticos, mezcla de judíos y marranos".
 
Similitudes con el antiamericanismo

Hoy, el historiador e hispanis­ta francés Joseph Pérez recuerda que en aquel tiempo, la cultura dominante en Europa era la es­pañola y la moda imperante era la que surgía de España. "Como contrapartida, ese éxito provocó una reacción antiespañola similar a la que hoy se produce hoy con el imperialismo americano. Así sur­ge la Leyenda Negra española", subraya este hispanista hijo de exiliados valencianos y criado en el sur de Francia. 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Idi Amin: el tirano canibal

Boxeador, pinche de cocina, comedor de carne humana y bufón de la política internacional, Idi Amin fue un siniestro dictador de Uganda que convirtió su país en un infierno y exterminó a 300.000 personas. 

Gran Papá, Presidente Vitali­cio, Mariscal de campo... son algunos de los títulos que se atribuyó a sí mismo Idi Amin Dada, dictador de Uganda entre 1971 y 1979. El resto de la humanidad, incluidos la mayoría de sus compatriotas, le considera más bien un bufón sangriento, un siniestro tirano extravagante y caprichoso cuya política de represión llevó a la muerte a más de 300 000 ugandeses. 

Pinche de cocina y boxeador 

Había nacido en Koboko en una humilde familia de campesinos musulmanes de la tribu kakwa y recibió una educación rudimentaria antes de alistarse en los Fusileros Africanos del Rey en 1943, cuando Uganda aún forma­ba parte del Imperio Británico. Su ocu­pación inicial fue la de pinche de cocina, pero con su 1,95 de estatura y 110 kilos de peso pronto se hizo popular en el ejército por sus dotes para el boxeo. 

La independencia de Uganda

En 1951 fue campeón de los pesos pesados de su país, título que retuvo hasta 1959 y que le ayu­dó a ascender primero a sargento y luego a teniente. En 1960 viajó a Inglaterra y a Israel, y en 1962, cuando su país alcanzó la independencia, era uno de los dos úni­cos oficiales negros con que contaban las tropas ugandesas. 

Gibraltar: la roca de la discordia

Un tratado de paz del siglo XVIII concedió al Reino Unido la propiedad de Gibraltar, la última colonia europea.

Con sólo seis kilómetros cuadrados y 29.000 habitantes, Gibraltar es una rara avis de la geopolítica. El origen de esta anomalía his­tórica se remonta a la guerra de Sucesión, cuando luchaban por el trono español Felipe V de Borbón, con el apoyo de la Corona de Castilla y Francia, y el archiduque Carlos III de Habsburgo, reconoci­do por la Corona de Aragón y apoyado por Austria, Inglaterra y Holanda. 

La repoblación de Gibraltar

El 4 de agosto de 1704, una escuadra angloholandesa conquistó Gibraltar en nombre de Carlos III. Dos días más tarde, los ha­bitantes abandonaron la plaza para no jurar leal­tad al pretendiente austríaco. Así nació la locali­dad de San Roque. Gibraltar se repobló entonces con genoveses, malteses, portugueses y judíos.

El Tratado de Utrecht 

Carlos III perdió la guerra, pero los ingleses se quedaron en Gibraltar. Por la paz de Utrecht de 1713, Felipe V les cedió "la plena y entera pro­piedad de la ciudad y castillo de Gibraltar junto con su puerto y sin jurisdicción alguna terri­torial y sin comunicación alguna abierta con el país vecino". Los ingleses, por su parte, acepta­ban que no podían "dar, vender o enajenar" Gi­braltar sin ofrecérselo antes a España.

Los inicios de la Legión española: las campañas de Marruecos

Por la Real Orden de 4 de septiembre de 1920 se funda la legión con la denominación de «Tercio de Extranjeros», según la idea concebida por el teniente coronel Millán-Astray Terreros, quien dos días antes había sido nombrado su primer jefe.

La legión fue una unidad concebida para luchar en Marruecos que se constituye en Ceuta su Plana mayor de mando, asumiendo el de la Plana mayor administrativa el comandante D. Alfonso Vara del Rey. En días sucesivos, al ir llegando los distintos oficiales que han solicitado formar parte de la mis­ma, se crean las compañías de depósito.

El primer legionario

El primer legionario se alistó en Ceuta el 20 de dicho mes, día en el que todos los años se conmemora la creación de la Legión. Las expediciones de volun­tarios procedentes de toda España, pero sobre todo de Cataluña, comienzan a llegar a la ciudad en el mes de octubre.

El legionario Francisco Franco

En este mes llega el que será comandante de la I Bandera, D. Francisco Franco Bahamonde, quedando la misma formada el siete de dicho de mes y año, con dos compañías de fusiles y una de ametralladoras. Su jefe elige como guión de mando las armas de la Casa de Borgoña.

martes, 3 de septiembre de 2013

Camarada Pol Pot: el infierno en la tierra

Pol Pot, líder de los Jemeres Rojos, solo necesitó cuatro años para ordenar el asesínato indiscriminado de millones de camboyanos. Se convirtió así en uno de los mayores genocidas de la historia.

El infierno en la Tierra. Así describían los medios de comunicación a finales de los años 70 Camboya, un gran llano lacustre dividido por el río Mekong rodeado por Tailandia, Laos y Vietnam. 

Originario de una familia camboyana  acomodada, Pol Pot se unió a las facciones comunistas más radicales, formó una poderosa guerrilla y se hizo con el control arruinando y convirtiendo en un inmenso cementerio todo el país. 

La República democrática de Kampuchea 

Entre 1975 y 1979, el país, que entonces adoptó el nombre de República Democrática de Kampuchea, se convirtió en un inmenso osario en el que la población era condenada en masa a trabajos forzados, torturada y asesinada en nombre del "hombre nuevo" que había concebido la locura genocida del Primer Ministro Saloth Sar, más conocido como Pol Pot.